La Gastronomía

Después de largo tiempo explorando en el mundo de la cocina y la gastronomía, he querido crear este blog con el fin de compartir mis platos y recetas con vosotr@s. Desde pequeña ha sido mi gran afición la cocina y la gastronomía .Espero que podáis disfrutar de todas y cada una de las recetas publicadas, al igual que familia y amig@s. Deseando que os guste éste blog y sus contenidos , os invito a que participéis de el y comentéis. Mil gracias.

Let´s go to cook............

9 nov. 2011

Croquetas de pollo

Hoy os presento mis super croquetas de pollo del puchero..... El puchero, una de las comidas que de pequeña no me gustaba nada aunque me lo tenía que comer a la fuerza porque si no, castigo al canto, jeje. Con el paso de los años, lo metí en mi dieta y la verdad es que o me ha cambiado el gusto o de pequeña me perdía gran cosa. 
A la manera tradicional que veía de cocinarlo en casa tanto mi abuela como mi madre,  le ponían costillas saladas, tocino y una barbaridad de cosas que yo he prescindido en añadirlas y no porque no estén buenas sino porque he preferido hacer alguna modificación quitando grasa y optando por poner mucha más variedad de verdura, hueso salado de cabezal y pollo, mucho pollo porque así puedo hacer éstas maravillosas croquetas. Otras veces para cambiar la variedad de carne, sustituyo el pollo por unos buenos trozos de ternera. Pero hoy como la receta no va de puchero (ya os pondré la recetita mañana) si no de croquetas vamos al lío. Espero que os guste y que os aproveche.
Pollo desmigado del puchero 


Ingredientes:
2 Muslos de pollo del puchero
1 Pechuga de pollo del puchero
2 Cebollas grandes
5 Cucharadas de aceite de oliva virgen extra
25Gr. de mantequilla
Harina de trigo
Leche entera
Sal
1/2 Cucharadita de pimienta molida
1/2 Cucharadita de nuez moscada
Pan rallado para rebozar
Huevo para rebozar
Aceite de oliva virgen extra para freír las croquetas

Elaboración: Lo primero que haremos será desmenuzar la carne y cortar las cebollas muy pequeñintas. Ponemos una sarten a fuego medio y le añadimos un chorreón de aceite de oliva virgen extra, el suficiente para sofreír las cebollas. Cuando las cebollas estén transparentes añadimos la carne y la mantequilla. Vamos moviendo de vez en cuando para que se mezcle bien con la cebolla y se vaya desmigando más aún si cabe. Le ponemos la pimienta molida y la nuez moscada y seguimos removiendo, rectificamos de sal. 
Cuando veamos que la carne se ha desmigado y la mantequilla ha quedado bien ligada con toda la mezcla, pasamos a cubrir toda ella con leche entera, tal como podréis observar en la fotografía de abajo. Revolvemos con cuidado todo junto y a continuación vamos con la harina, ésta  hay que ponerla poco a poco y removiendo sin parar para que no se nos pegue pero a la vez se vaya cocinando. Yo le suelo poner la justa hasta que la masa se empieza a separar de las paredes de la cacerola, si añadimos mucha las croquetas quedarían más duras que la rodilla de una cabra....como en su día dije con las albóndigas, jeje.
Una vez está la harina incorporada seguiremos removiendo con la cuchara de madera toda la mezcla para que la harina quede bien cocinada, éste proceso suele llevar entre 5 y 10 minutos mueve que te mueve, así que engrasaros los codos y las muñecas, jiji.
Y como veis en la fotografía de al lado, así es como nos debe quedar la masa después del dale que dale. Una vez conseguido éste paso, la apartamos sobre la encimera y dejamos atemperar un poco, el suficiente para que podamos empezar a realizar nuestras croquetas, esto hay dos formas de hacerlo, la de toda la vida con las manos bien lavaditas tomando pequeñas porciones de masa y dándoles la forma o más finamente con dos cucharas soperas, tomando la masa con una y pasándola con cuidado a la otra para darles la forma (esa la hago cuando se que tengo espectadores, jjajaja). En fín que el resultado que debemos obtener después de hacerlas de una manera o de otra es el que observáis en la foto, tienen buena pinta ehhhhh???

Pues ya lo que nos queda es poner una sartén a fuego medio/fuerte con abundante aceite de oliva virgen y cuando tenga bastante temperatura y con cuidado iremos friendo a nuestras amigas en tandas de 8 o 9 para que el aceite no se enfríe mucho. Damos la vuelta y cuando estén doraditas, las sacamos y dejamos a escurrir sobre una servilleta de papel. Emplatamos y a comer. Quedan ideales como entrantes. Bon appetit!!

No hay comentarios: